Nuevas recetas

El campeón de comer perritos calientes Takeru Kobayashi comienza una revolución

El campeón de comer perritos calientes Takeru Kobayashi comienza una revolución

Seis veces campeón del concurso de comer perros calientes de Nathan Takeru KobayashNo comeré perritos calientes húmedos este 4 de julio en el mundialmente famoso podio de perritos calientes de Nathan. Por cuarto año consecutivo, Kobayashi, apodado "El Tsunami", no se presentará.

El primer año que Kobayashi se quedó fuera del concurso de comidas fue en parte porque se negó a firmar un contrato con Major League Eating (MLE), razonando que quería ser libre para competir en concursos sancionados por otros grupos. TheAtlantic.com informa, "Los términos de la disputa son simples. Comer competitivo no paga particularmente bien - solo los consumidores de primer nivel obtienen suficiente dinero de la competencia que no necesitan ingresos adicionales. Major League Eating quiere una parte de cualquier respaldo o patrocinio firma de uno de sus competidores. Para Kobayashi, esto era demasiado pedir ".

El rechazo de la oferta de MLE prohibió a Kobayashi participar en el concurso en 2010. Joey Castaño (el nuevo campeón reinante) ganó el evento. Este año, Kobayashi estará en un concurso de comida diferente, que se realizará en el Eventi Hotel en Manhattan, a 13 millas de las cámaras de ESPN y multitudes en Coney Island, informa BuzzFeed.com. El artículo detallado sobre el viaje de Kobayashi explica que, aunque los nombres de los siete oponentes no se han publicado, el manager y la novia de Kobayashi, Maggie James, insiste en que son competidores legítimos, "no bomberos que se dedican a la caridad". "Son grandes comedores, son rudos, no son menos que los que están en el escenario en Coney Island", dice James. La única diferencia, explica BuzzFeed, es que los competidores no quieren firmar un contrato limitante.

Justo a tiempo para la celebración de la independencia de Estados Unidos, parece que Kobayashi se siente empoderado por la actitud estadounidense de libertad y rebelión.


Aún no hemos alcanzado los límites de comer perritos calientes, sugiere una investigación

Un estudio reciente afirma que incluso el récord mundial de consumo de 75 perros calientes de Joey Chestnut en un minuto es un poco menos que el potencial humano más alto en el deporte.

El 4 de julio, Joey Chestnut destruyó por completo la competencia en el famoso concurso anual Nathan & aposs Famous Hot Dog-Eating Contest, derribando 75 hot dogs y bollos en 10 minutos para romper su propio récord mundial con un solo salchicha. En la división de mujeres y apóstoles, Miki Sudo estableció su propio récord, al comer 48.5 perros calientes, un total que habría sido lo suficientemente bueno para el segundo lugar en el lado de hombres y apóstoles.

Chestnut ganó con 33 perritos calientes asombrosos sobre su competidor más cercano, que, según ESPN, fue el mayor margen de victoria desde que el concurso se dividió en divisiones separadas de hombres y apóstoles y mujeres y apóstoles en 2011. & quot; Fue difícil & quot; dijo Chestnut. "Sabía que era rápido al principio. Fue como una velocidad vertiginosa. Y los perros se cocinaron muy bien hoy [. ] Este es un año loco, y estoy feliz de haber podido conseguir un récord & quot.

Muchos de nosotros probablemente no comamos 75 salchichas en, como, un solo año calendario, y mucho menos en 10 minutos, pero según un artículo de investigación recientemente publicado, los humanos son capaces de comer incluso más salchichas, incluso más rápido. El Dr. James Smoliga, director asociado del Laboratorio de Biomecánica y Fisiología Humana de la Universidad de High Point, estudió datos de 39 años del concurso Nathan & aposs Famous y usó esos números para predecir el `` límite superior de rendimiento '' para un comensal competitivo altamente capacitado.

Para determinar ese `` límite superior '' para los que comen perritos calientes, Smoliga utilizó uno de los modelos estadísticos que fueron creados por el biólogo de la Universidad de Stanford Mark Denny & # x2014, aunque Denny usó sus modelos para calcular las velocidades de carrera máximas alcanzables para galgos de carreras, caballos de pura sangre y de élite (humanos). ) Atletas.

"Aunque a menudo se percibe como un entretenido espectáculo de glotonería, casi cuatro décadas de datos del evento brindan una idea de los límites de la capacidad intestinal humana y su plasticidad intraindividual", escribió en el artículo, que se publicó en la revista Biology Letters. "Utilizo modelos matemáticos previamente establecidos para determinar cuántos hot dogs puede consumir rápidamente un ser humano y demostrar que esto se debe a la plasticidad de la capacidad intestinal".

Smoliga determinó que la tasa máxima de consumo activo (ACR) aumenta en los consumidores competitivos (en comparación con aquellos de nosotros que masticamos a medias un hot dog ocasional en una comida al aire libre familiar) porque los comedores de nivel profesional preparan diligentemente sus cuerpos para estos eventos. Chestnut ha dicho que comienza su entrenamiento para Nathan & aposs a finales de abril y se somete a un concurso simulado todos los fines de semana.

Eso es un acontecimiento relativamente reciente: según Smoliga, los primeros ganadores del concurso tendían a ser & # x201Cbig obesos guys & # x201D, quienes ganaron con totales de un solo dígito poco impresionantes. A partir de 2001, el concurso estuvo dominado por el increíblemente ágil Takeru Kobayashi, quien duplicó el récord anterior al derrotar 50 perros calientes. (La racha ganadora de seis años de Kobayashi & aposs fue detenida por Chestnut en 2007).

Como resultado de este entrenamiento especializado, Smoliga dice que el ACR ganador ha aumentado en un sorprendente 700 por ciento desde que se lanzó el concurso Nathan & aposs hace menos de 40 años, en comparación con las actuaciones récord mundiales en otros deportes, que solo han aumentado en alrededor de 40 por ciento en el último siglo y más. & # x201C Ningún otro deporte se acerca a eso cuando los récords se miden en un lapso de más de 100 años, & # x201D le dijo al New York Times.

Entonces, ¿cuál cree que es la cantidad máxima de perros calientes que un comensal competitivo puede comer en 10 minutos? Tiene ochenta y cuatro, que es nueve más de lo que Chestnut logró durante este año y un rendimiento récord mundial. Ya estábamos ansiosos por el concurso & aposs del próximo año, pero esto lo lleva a un nuevo nivel.


La falla épica de comida de un perro gordito es un 'placer' para ver

Joey Chestnut, el comensal competitivo número uno en el mundo, todavía no está seguro de cómo rompió su propio récord el verano pasado: comer 74 hot dogs (y bollos) en solo 10 minutos en el concurso anual Nathan's Famous Hot Dog Eating Contest.

"Acabo de encontrar un ritmo", dijo Chestnut, de 35 años, a The Post. (Su récord anterior, establecido en 2017, era de 72 perros). “Es casi como ser un corredor de maratón. Das un paso y simplemente lo sigues ".

Se estima que 40.000 personas, muchas de ellas con gorros de espuma para perros calientes, descenderán al paseo marítimo de Coney Island este 4 de julio para ver si Chestnut puede volver a hacerlo. Las multitudes podrían ser especialmente grandes debido a un documental, "El bueno, el malo, el hambriento", que se estrenará en televisión el martes en ESPN y se centra en la antigua rivalidad entre Chestnut y la superestrella de Nathan, Takeru Kobayashi.

George Shea, quien ha dirigido la competencia desde 1991, está tan sorprendido como cualquiera de que el evento anual se haya convertido en un fenómeno nacional.

"Soy un hombre de visión cero", dice. “Al principio, cualquier empresario habría mirado esto y habría dicho: 'Estás loco. ¡Vas a perder tanto dinero! "

Ocurrió todo lo contrario. El concurso de Nathan's ahora cuenta con patrocinios de marcas como Coca-Cola, Netflix, Pepto-Bismol, Old Navy y Heinz. Desde 2004, se transmite exclusivamente por ESPN, la transmisión de una hora comienza al mediodía, hora del Este, el sábado, con poco más de 1 millón de espectadores sintonizando el año pasado.

El participante Geoffrey Esper, un hombre de 44 años de Oxford, Mass., Que ha sido un comedor competitivo desde 2014, siente la presión de la competencia cada vez más importante.

“Me decepcionaron mucho mis resultados el año pasado”, dice la maestra de secundaria, que también es la tercera persona en la categoría de comedores competitivos del mundo. "Debería haberlo hecho mucho mejor". Ocupó el cuarto lugar el año pasado, consumiendo solo 41 perros calientes. “Creo que ayuné demasiado antes del concurso”, dice. "Y me cansé demasiado".

El concurso es más agotador de lo que los forasteros pueden darse cuenta, dice Esper a The Post. "No es como la cena de Acción de Gracias, donde comes hasta que te llenas", dice. "Usted come hasta que está lleno y luego sigue comiendo. Y comer. Y luego comes un poco más. Y algo más."

Los orígenes del concurso de comer perritos calientes de Nathan's varían, según a quién le preguntes.

Se estima que 40.000 fanáticos, muchos con gorros de espuma para perros calientes, asisten a la competencia de comer perros calientes de Nathan en Coney Island cada año. Más de 1 millón de televidentes sintonizaron para verlo en ESPN el año pasado. Paul Martinka

Según Shea, la historia oficial es que comenzó en 1916, el mismo año en que Nathan Handwerker abrió su primer puesto de perritos calientes en Coney Island. Ese 4 de julio, cuatro clientes de Nathan, todos inmigrantes recientes, discutieron sobre quién era el más estadounidense. Decidieron resolverlo con un concurso de comidas.

“Un tipo llamado Jim Mullen fue declarado ganador después de comerse 13 perros calientes”, dice Shea. “Eso claramente lo convirtió en el más estadounidense. Y nació una tradición ".

Es un cuento divertido, pero probablemente no sea cierto.

“La historia fue inventada por Max Rosey y Mortimer Matz, el p.r. chicos que crearon el concurso en la década de 1970 ”, dice Jason Fagone, autor de“ Los jinetes del esófago: la alimentación competitiva y el gran sueño americano ”(Broadway Books).

Shea, quien ha hecho de su vida el trabajo de nutrir y construir sobre la mitología del concurso, admite que la historia del origen es una "historia de aspiraciones".


El campeonato de comer perros calientes agrega un concurso para las damas que almuerzan

NUEVA YORK - Este año y # 8217, la cuarta carrera de julio para rellenar tu cara con perros calientes tiene un nuevo pigout exclusivo para mujeres.

"Serena Williams no tuvo que vencer a Roger Federer para ganar el título de Wimbledon, y no creemos que Sonya Thomas deba vencer a Joey Chestnut", dijo el maestro de ceremonias George Shea.

Thomas, conocida como la viuda negra de la alimentación competitiva, estableció un récord mundial de mujeres # 8217 en 2009 al meter 41 perros calientes en su cuerpo de 105 libras en 10 minutos.

Thomas y otras ocho mujeres competirán hoy en Coney Island justo antes de la famosa fiesta de perros calientes de los hombres & # 8217s Nathan que revuelve el estómago & # 8217s, que este año vuelve a presentar al campeón mundial Chestnut, apodado Jaws. El joven de 27 años de San José, California, se abrió camino hacia un cuarto campeonato consecutivo el año pasado al derrotar a 54 perros por la bolsa de $ 20,000.

Notablemente ausente nuevamente este año es su principal rival, Takeru Kobayashi, de 33 años, quien ostentaba el récord mundial de comer perros calientes entre 2001 y 2007, pero planea su propio concurso de comidas en un tejado de Manhattan a siete millas de distancia.

Tres contendientes chinos volaron desde Beijing para unirse a la competencia, que será televisada en vivo por ESPN.

Thomas ha vencido a Chestnut en el pasado. Ella comió 181 alitas de pollo en sus 169 durante el Festival Nacional de Alas de Búfalo en Buffalo en septiembre pasado.

Los funcionarios de Nathan & # 8217 dicen que sienten que las mujeres campeonas como Thomas y Juliet Lee, que también pesan alrededor de 105 libras, & # 8220 no están recibiendo una exposición completa por sus logros, los estamos vendiendo cortos. & # 8217 & # 8217 Chestnut pesa 218 libras. .

De ahí la competencia añadida en el mismo escenario que los hombres.

& # 8220 Para mí, esta emoción es similar a cuando a las mujeres se les otorgó el derecho al voto & # 8217 & # 8217, dice el retador Larell Marie Mele, una jugadora de 133 libras de Long Pond, Pensilvania.

La competencia femenina & # 8217s comenzará a las 11:30 a.m.

Para agregar al factor de asco del día, el patrocinador Pepto-Bismol hizo un cinturón especial de campeón rosa y # 8217 para las damas. El ganador del concurso masculino # 8217s se lleva a casa el cinturón mostaza de Nathan # 8217s.

Kobayashi, la estrella japonesa que planea su propio programa gastronómico hoy, sigue sin ser elegible para el evento de Coney Island por negarse a firmar un contrato exclusivo con Major League Eating, el equivalente de comida rápida de la NFL.

Kobayashi pasó una noche tras las rejas en Brooklyn después de asaltar el escenario de Nathan durante la competencia de 2010. El devorador de celebridades, apodado El Tsunami, se apresuró al escenario y luchó contra la policía.

Dice que quiere tener la libertad de participar en eventos mundiales autorizados por otros grupos.

Shea dijo que la liga se ha acercado repetidamente a Kobayashi para discutir su posible regreso a Coney Island.

& # 8220Él & # 8217s se negó siquiera a hablar con nosotros, & # 8217 & # 8217 dice Shea. & # 8220 Siempre fue un comensal de las Grandes Ligas, por lo que decir que & # 8217s está prohibido no es & # 8217t justo o exacto & # 8217 & # 8217.

Kobayashi, diminuto y de voz suave, dijo a través de un intérprete que estaría & # 8220 dispuesto a negociar - si eliminaban la cláusula exclusiva & # 8217 & # 8217.

Sonriendo, se sentó en el bar de la azotea al aire libre en 230 Fifth Avenue donde comerá hoy, con un televisor de plasma gigante transmitiendo la competencia oficial en vivo. La hazaña de relleno facial no oficial de Kobayashi & # 8217 comenzará al mismo tiempo que el concurso de Coney Island.

Declara Shea: & # 8220 El campeón mundial de comer perros calientes será coronado en Coney Island & # 8217 & # 8217 - el lugar de nacimiento de la comida rápida.

El primer perro fue vendido allí alrededor de 1870 por el carnicero alemán Charles Feltman. Su empleado nacido en Polonia, Nathan Handwerker, abrió su propio negocio en Coney Island en 1916. Nathan & # 8217s Famous sigue siendo el escenario del concurso que comenzó ese año.

Según la tradición local, los hombres inmigrantes comenzaron la competencia después de discutir sobre quién era más estadounidense, resolviendo su disputa tratando de comerse unos a otros. El irlandés Jim Mullen ganó con 13 perros.


Takeru Kobayashi vs. Joey Chestnut: La gran pelea de perros calientes gordos

Takeru Kobayashi (R) de Japón le da la mano al campeón reinante Joey Chestnut durante la ceremonia de pesaje del Concurso Internacional de Comer Hot Dog del 4 de Julio de Nathan's en Nueva York el 2 de julio de 2009. Foto: REUTERS

En el Concurso Internacional de Comer Perritos Calientes del 4 de julio de Nathan en Coney Island, Nueva York, Joey Chestnut se comió 68 perros calientes para ganar el título de 2012. Pero al otro lado de la ciudad, su competitivo rival, Takeru Kobayashi, se comió 68,5 salchichas en el Crif Dog Classic.

Kobayashi fue, según todos los informes, la superestrella del mundo de la alimentación competitiva durante años, ganando el título de Nathan de 2001 a 2006. En su primer año de competencia, comió el doble de perritos calientes que su competidor más cercano. De hecho, cuando la alimentación competitiva se generalizó gracias a ESPN en 2004, fue la leve maravilla japonesa la que capturó la imaginación del mundo. ¿Cómo podía un hombre tan pequeño comer tantas salchichas?

A Kobayashi se le atribuye ampliamente la popularización del deporte, convirtiendo el concurso anual de comer perritos calientes en un evento imperdible del 4 de julio.

Sin embargo, una disputa contractual obligó a Kobayashi a salir de la competencia de Nathan hace dos años. Esencialmente, el nativo de Nagano, Japón, se negó a aceptar los límites restrictivos de Major League Eating sobre patrocinios y remuneración.

Creo que la organización que produce el evento no puede ser la misma agencia que también es propietaria de los atletas, dijo recientemente a SBNation. Creo que debería haber un organismo que gobierne el concurso. que cada comensal debe pertenecer a su propio agente oa sus propias agencias. La misma gente organizadora no puede ser el mismo organismo organizando a los comensales.

Kobayashi se ve a sí mismo como una especie de luchador por la libertad y ha elegido navegar solo en esta industria de nicho, rechazando un contrato MLE de tres cifras en principio para actuar en eventos anormales en todo el mundo para ganarse la vida.

Su disputa con la MLE se redujo en medio de la primera gran rivalidad del mundo de la alimentación competitiva: Kobayashi contra San José, California, el nativo Joey Jaws Chestnut.

Chestnut se llevó fácilmente el cinturón amarillo mostaza este año en el Concurso Internacional de Comer Perritos Calientes de Nathan en Coney Island, superando a su principal rival por 16 perritos calientes.

Me siento bien que fue una gran victoria, dijo Chestnut en su discurso de victoria, y agregó que le hubiera gustado haber comido una cantidad récord de perros calientes para la audiencia. Hice lo mejor que pude. Ya estoy deseando que llegue el año que viene.

Chestnut ahora está empatado con su antiguo rival con seis victorias consecutivas en el evento. Kobayashi había tenido el récord de 2001 a 2007 antes de que Chestnut comenzara su dominio, venciendo a Kobayashi hasta su controvertida salida.

En 2010, Kobayashi fue arrestado cuando irrumpió ceremoniosamente en el escenario de la competencia del 4 de julio de Nathan. El año pasado, comenzó su viaje de regreso a la cima al realizar una competencia rival en el techo de un bar de Manhattan, puliendo 69 perros y bollos en 10 minutos, uno más que el récord mundial y siete más que Chestnut en Coney Island. .

El presidente de MLE, George Shea, se burló del truco:

El campeón del mundo se corona en Coney Island, dijo Shea en ese momento. Siempre lo ha sido, siempre lo será. Se puso una corona de hojalata en la cabeza y se llamó a sí mismo rey.

Creo que incluso Kobayashi estaría de acuerdo en que el récord sigue siendo de 68, dijo Chestnut. Y si quiere competir conmigo el 4 de julio, sabe lo que tiene que hacer: firmar un contrato sencillo y hombre.

Sin embargo, ese no es el estilo de Kobayashi.

Este año, la sensación de comer formó su propia competencia de comer perros calientes. El concurso toma su nombre de una nueva institución de hot dogs de Nueva York, Crif Dogs, que ingresó al mercado en 2001.

El primer Crif Dog Classic anual tuvo lugar justo después de las 3 p.m. EST del miércoles en Roberta's, un popular restaurante en el moderno barrio industrial de Brooklyn, Bushwick. Se transmitió en vivo en SI.com y en UStream.

Mientras Chestnut se llevó a casa solo $ 10,000 por la victoria de Nathan, Kobayashi se llevó a casa $ 15,000 por el Crif Dog Classic, lo que sugiere que su lucha contra el MLE puede valer la pena. Pero al final del día, solo estamos hablando de personas que se empujan perritos calientes por la garganta.


Kobayashi, máquina de comer salchichas, sale del concurso de perritos calientes

Con EE. UU. Fuera de la Copa del Mundo, es hora de algunas noticias sobre el otro deporte del futuro: Takeru Kobayashi, seis veces ganador del famoso concurso de comida de perritos calientes del 4 de julio de Nathan, no competirá en el icónico evento de este año en Coney. Isla.

Kobayashi, quizás la figura más reconocida en el mundo de la alimentación competitiva, actualmente ocupa el puesto número 3 en el mundo por Major League Eating, la organización que supervisa el evento Nathan's Famous y docenas de otros concursos en todo el mundo. Los intentos de llegar a él fueron infructuosos.

¿El delgado japonés de 32 años está demasiado lleno para competir? ¿Ha sufrido otra lesión en la mandíbula? No. Es una disputa contractual entre él y MLE, según la liga.

Los comensales profesionales firman contratos acordando que participarán solo en eventos autorizados por MLE.Estos contratos no garantizan el pago de los comensales, quienes en cambio ganan dinero con patrocinios aprobados por la liga y ganancias de premios. Richard Shea, el presidente de la organización, emitió un comunicado el lunes indicando que las negociaciones con el pro-comedor de 160 libras habían llegado a un punto muerto, pero no ofreció otros detalles. Contactado por la tarde, el presidente de MLE, George Shea (y hermano de Richard) se negó a dar más detalles.


Takeru Kobayashi, Joey Chestnut y The Rift en la competencia de comer perritos calientes

Joey Chestnut y Takeru Kobayashi no han competido entre sí en el Concurso Internacional de Comer Perritos Calientes de Nathan del 4 de julio desde 2009.

ACTUALIZAR: Joey Chestnut devoró 69 perritos calientes y bollos para ganar el concurso anual de comer perritos calientes de Coney Island, mientras que Takeru Kobayashi se comió solo 67 en un evento rival al otro lado de la ciudad.

Takeru Kobayashi fue, según todas las cuentas, la primera superestrella del mundo de la alimentación competitiva, ganando el 4 de julio el título del Concurso Internacional de Comer Perritos Calientes de Nathan de 2001 a 2006. En su primer año de competencia, comió el doble de perritos calientes que su más cercano. competidor.

De hecho, cuando la alimentación competitiva se generalizó, gracias a ESPN, en 2004, fue la pequeña maravilla japonesa la que capturó la imaginación del mundo. ¿Cómo podía un hombre tan pequeño comer tantas salchichas ?, se preguntaban todos.

El nativo de Nagano, Japón, de 35 años, fue catapultado a una carrera de atracones después de ganar un programa de televisión japonés. Se convirtió en una sensación de la noche a la mañana en su país de origen y pronto llevó su talento a las costas de EE. UU., Donde se le atribuye ampliamente la popularización del deporte al convertir el concurso anual de comida de perritos calientes de Nathan en un evento imperdible del 4 de julio.

Sin embargo, una disputa contractual lo ha mantenido alejado del paseo marítimo de Coney Island durante los últimos tres años.

Esencialmente, el ganador de cinco récords Guinness (perritos calientes, pasta, albóndigas, Twinkies, hamburguesas) se negó a aceptar lo que llamó límites excesivamente restrictivos sobre los patrocinios y la remuneración impuestos por Major League Eating, la federación internacional que administra los Nathan's. Concurso del 4 de julio y otros eventos anuales. Kobayashi ha decidido, en cambio, navegar solo en la industria de nichos.

George Shea, portavoz de Major League Eating, reiteró en un correo electrónico a International Business Times, el miércoles, que Kobayashi nunca fue excluido de la competencia.

“Kobayashi no es parte de nuestra liga y por eso no es elegible para competir en nuestros eventos, pero siempre lo hemos recibido en nuestra liga. De hecho, le hemos preguntado cada año si le gustaría formar parte de la liga y ha declinado repetidamente.

“Después de perder tres concursos consecutivos de perritos calientes ante Joey Chestnut, dejó la liga, lo que lo liberó para salir por su cuenta y explotar su fama en eventos como el próximo Concurso de comer cupcakes de autoalmacenamiento del tío Bob, que ha cautivado a la atención de casi todos los fanáticos de la comida competitiva en el área de Upper Saddle River, Nueva Jersey ”, continuó Shea.

Es verdad. Kobayashi perdió contra Joey "Jaws" Chestnut, nativo de San José, tres años seguidos. Su poder de estrella se estaba desvaneciendo hasta el punto en que irrumpió ceremoniosamente en el escenario de Nathan en 2010 y se proclamó a sí mismo un luchador por la libertad. Fue un momento bajo para Kobayashi, pero el comedor de campeones japoneses ha regresado en los últimos dos años.

En 2011, Chestnut se comió 62 perritos calientes en 10 minutos para ganar en Coney Island, mientras que su enemigo mortal, Kobayashi, se comió 69 en un evento simultáneo al otro lado de la ciudad en la azotea de 230 Fifth en el centro de Manhattan. En 2012, Chestnut se comió 68 perros calientes en Coney Island, mientras que Kobayashi comió 68,5 en un bar en el barrio Bushwick de Brooklyn. Los funcionarios de Nathan descartaron ambos registros.

Este año, Kobayashi vuelve a hacerlo con un torneo del 4 de julio en Eventi, un hotel Kimpton, en Chelsea. "Puedes esperar ver un escenario lleno de comedores excepcionales y yo entrando con un nuevo récord mundial", dijo cuando IBTimes lo alcanzó dos días antes del espectáculo.

Entonces, ¿cómo prepara su cuerpo para ingerir docenas de perros calientes? "Me estoy preparando entrenando mi estómago para que se expanda al máximo posible", explicó el profesional. "Empiezo esto un par de meses antes del evento bebiendo agua y ajustando las cantidades a medida que se acercan los días".

Kobayashi nunca ha sido tímido a la hora de promocionarse. Ha aparecido en comerciales para Sports Center, Eight O’Clock Coffee y MasterCard, y apareció en True Life de MTV, Saturday Night Live y numerosos programas nocturnos. Ahora, se está metiendo en el negocio de los perros calientes.

“Después del evento, daré a conocer mi nuevo hot dog, el Kobi Dog, que es muy emocionante para mí este año”, dijo. "El Kobi Dog está hecho con todo el ganado vacuno alimentado con granos del Medio Oeste y perfeccionado para obtener un excelente chasquido, mordisco y sabor". Cualquiera puede comprar el nuevo y ágil producto en línea de Rastelli Foods Group, a partir del jueves por la tarde.

Cuando todo esté dicho y hecho este 4 de julio, es casi seguro que Chestnut se lleve el cinturón amarillo mostaza en el Concurso Internacional de Comer Perritos Calientes de Nathan en Coney Island.

Y, sin duda, Kobayashi ganará el título en su propio partido en el Eventi. Realmente no hay nadie más que se acerque a competir contra estos dos en empujar perritos calientes por sus gargantas, razón por la cual es una lástima que no compitan entre ellos.

*** Este artículo se actualizó el 8 de julio para reflejar la ubicación del Concurso de comer cupcakes de autoalmacenamiento del tío Bob y el tono sarcástico que pretendía el vocero de Major League Eating, George Shea.


La leyenda del concurso de comer perritos calientes de Nathan, Kobayashi, resuelve el debate de perritos calientes y sándwiches

Es el Día de la Independencia, lo que significa fuegos artificiales, banderas, desfiles y hombres y mujeres adultos que inhalan tantos perros calientes como sea posible en 10 minutos. El famoso concurso de comer perritos calientes de Nathan en Coney Island enfrentará al campeón defensor Joey Chestnut, que aspira a su décimo título, contra Matt Stonie, quien ganó el evento en 2015. Pero una vez más, no habrá Takeru Kobayashi en el escenario.

Por octavo año consecutivo, el excéntrico comedor competitivo japonés y seis veces campeón de Nathan, conocido como "The Tsunami", no desafiará a Chestnut, aunque estará en Nueva York, donde ha vivido durante los últimos siete años. Kobayashi, de 39 años, permanece en una disputa contractual con Major League Eating y no ha competido en el evento de Coney Island desde 2009.

Kobayashi, en una entrevista exclusiva con Bleacher Report, dijo que ni siquiera verá el evento del martes y también explicó su problema con MLE, por qué bloqueó a Chestnut en Twitter y el problema de la imagen de la alimentación competitiva. Más importante aún, respondió a la confusa y atemporal pregunta de si un hot dog es un sándwich.

Aquí hay algunos extractos de su entrevista en Bleacher Report.

Sobre si alguna vez se comunica con Chestnut

No, porque no tengo su número de teléfono ni su dirección de correo electrónico. Hace unos cuatro años, estaba trabajando con una empresa de perritos calientes, y el director ejecutivo [le dijo] algo a Joey Chestnut y Joey Chestnut se enojó y dijo algo sobre mí en Twitter, así que lo bloqueé. [Risas]

No quería hablar con él de esa manera. La gente puede pensar: "¡Los comedores competitivos son tan infantiles!"

Sobre por qué nunca le gustó la narrativa de Estados Unidos contra Japón entre él y Chestnut

[He estado] viviendo en la ciudad de Nueva York casi siete años y mi mentalidad ha cambiado mucho. Solo por estar en Nueva York tanto tiempo y atravesar Estados Unidos, me doy cuenta de que en Nueva York, a nadie le importa realmente. Son como, "Somos neoyorquinos". Siento que así debería ser.

No me gusta competir frente a gente que dice "¡U-S-A! U-S-A!" para mí, ¡yo vivo aquí!

Sobre cómo la alimentación competitiva puede crecer como deporte

Si tenemos grandes patrocinadores y si tienen grandes premios en metálico, vendrán muchos grandes comensales. Quizás deberían formar equipos.

¿Por qué dejó de hacer ejercicio?

Solía ​​ejercitarme muy duro. Pero renuncio. [Risas.] Pesaba alrededor de 200 libras. Ahora peso 135 libras. Perdí muchos músculos. Tengo artritis de los bares. De hecho, tengo artritis de mandíbula.

Sobre por qué la alimentación competitiva necesita un cambio de estilo

Creo que mucha gente piensa que la alimentación competitiva es un deporte realmente repugnante, por lo que la gente piensa que normalmente se ven mal. Pero me importa lo que llevo puesto. No quiero ser alguien que está haciendo algo que se considera asqueroso y luego también parece un vago.

Si tuviéramos una liga de alimentación competitiva o equipos como los que mencionamos, tendrían que verse bien para que sea [comercializable]. Mire la competencia de Nathan, parecen vagos. Piensa en el baloncesto, todos llevan bonitos tenis. El embalaje tiene todo que ver con el mercado.

Sobre si un hot dog es un sándwich

¡No! No. Tienes que tener mucho respeto por los perros calientes. Es completamente diferente.

Primero que nada, el hot dog es americano. Los sándwiches no son estadounidenses. Son diferentes. En segundo lugar, un hot dog es como un ídolo del pop. Los perritos calientes son lindos. Es una imagen pop: todo el mundo sabe lo que es un hot dog.

Ahí tienes. Un hot dog no es un sándwich, en realidad es una estrella del pop. Es Taylor Swift, no un embaucador. Tómelo del tipo que conoce los hot dogs y el estilo.


Contenido

La palabra "salchicha" proviene de Frankfurt, Alemania, donde se originaron las salchichas de cerdo similares a las salchichas. [9] Estas salchichas, Frankfurter Würstchen, fueron conocidos desde el siglo XIII y entregados al pueblo en el evento de coronaciones imperiales, comenzando con la coronación de Maximiliano II, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico como Rey. "Wiener" se refiere a Viena, Austria (alemán: Viena), hogar de una salchicha hecha de una mezcla de cerdo y ternera. [10] Se dice que Johann Georg Lahner, un carnicero de los siglos XVIII y XIX de la ciudad franconia de Coburg, trajo el Frankfurter Würstchen a Viena, donde agregó carne de res a la mezcla y simplemente la llamó Salchicha. [11] Hoy en día, en los países de habla alemana, excepto Austria, las salchichas de hot dog se llaman salchicha o Wiener Würstchen (Würstchen significa "salchicha pequeña"), para diferenciarlos de la mezcla original de solo cerdo de Frankfurt. En alemán suizo, se llama Wienerli, mientras que en Austria los términos Salchicha o Frankfurter Würstel son usados.

Un inmigrante alemán llamado Feuchtwanger, de Frankfurt, en Hesse, supuestamente fue pionero en la práctica en el medio oeste estadounidense. Hay varias versiones de la historia con diferentes detalles. Según un relato, la esposa de Feuchtwanger propuso el uso de un bollo en 1880: Feuchtwanger vendía perros calientes en las calles de St. Louis, Missouri, y proporcionó guantes a sus clientes para que pudieran manipular las salchichas sin quemarse las manos. Al perder dinero cuando los clientes no devolvieron los guantes, la esposa de Feuchtwanger sugirió servir las salchichas en un rollo. [12] En otra versión, Antoine Feuchtwanger, o Anton Ludwig Feuchtwanger, sirvieron salchichas en rollos en la Exposición Universal de Columbian Exposition, en Chicago [15] - nuevamente, supuestamente porque los guantes blancos que se les daban a los clientes para proteger sus manos se guardaban como souvenirs. [dieciséis]

Otro posible origen para servir las salchichas en rollos es el pastelero Charles Feltman, en Coney Island en la ciudad de Nueva York. En 1867 hizo construir un carro con una estufa para hervir salchichas y un compartimento para guardar los bollos en los que se servían frescos. En 1871 alquiló un terreno para construir un restaurante permanente, y el negocio creció, vendiendo mucho más que los "Coney Island Red Hots", como se los conocía. [17] [18] [19]

El termino perro se ha utilizado como sinónimo de salchicha desde el siglo XIX, posiblemente a partir de acusaciones de que los fabricantes de salchichas usaban carne de perro en sus salchichas. [20] A principios del siglo XX, el consumo de carne de perro en Alemania era común. [21] [22] La sospecha de que las salchichas contenían carne de perro estaba "ocasionalmente justificada". [23]

Un uso temprano del término Hot dog en referencia a la carne de salchicha aparece en el Evansville (Indiana) Mensajero diario (14 de septiembre de 1884):

incluso al inocente 'wienerworst' se le prohibirá dispensar hot dog en la esquina de la calle. [24]

Se usaba para referirse a una salchicha en tripa en el Paterson (New Jersey) Prensa diaria (31 de diciembre de 1892):

el 'hot dog' se insertó rápidamente en un tajo en un rollo. [24]

Los usos posteriores incluyen el Nuevo Brunswick (New Jersey) Tiempos diarios (20 de mayo de 1893), el Mundo de Nueva York (26 de mayo de 1893), y el Knoxville (Tennesse) diario (28 de septiembre de 1893). [25]

Según una historia, el uso de la frase completa Hot dog en referencia a la salchicha fue acuñado por el dibujante de periódicos Thomas Aloysius "Tad" Dorgan alrededor de 1900 en una caricatura que registra la venta de hot dogs durante un juego de béisbol de los New York Giants en el Polo Grounds. [20]

Sin embargo, el primer uso de Dorgan de Hot dog was not in reference to a baseball game at the Polo Grounds, but to a bicycle race at Madison Square Garden, in The New York Evening Journal December 12, 1906, by which time the term hot dog in reference to sausage was already in use. [20] [25] No copy of the apocryphal cartoon has ever been found. [26]

Ingredientes

Common hot dog sausage ingredients include: [27]

  • Meat trimmings and fat, e.g. mechanically separated meat, pink slime, meat slurry
  • Flavorings, such as salt, garlic, and paprika
  • Preservatives (cure) – typically sodium erythorbate and sodium nitrite

Pork and beef are the traditional meats used in hot dogs. Less expensive hot dogs are often made from chicken or turkey, using low-cost mechanically separated poultry. Changes in meat technology and dietary preferences have led manufacturers to lower the salt content and use turkey, chicken, and vegetarian meat substitutes.

Commercial preparation

Hot dogs are prepared commercially by mixing the ingredients (meats, spices, binders and fillers) in vats where rapidly moving blades grind and mix the ingredients in the same operation. This mixture is forced through tubes into casings for cooking. Most hot dogs sold in the US are "skinless" rather than "natural casing" sausages.

Natural-casing hot dogs

As with most sausages, hot dogs must be in a casing to be cooked. Traditional casing is made from the small intestines of sheep. The products are known as "natural casing" hot dogs or frankfurters. [28] These hot dogs have firmer texture and a "snap" that releases juices and flavor when the product is bitten. [28]

Kosher casings are expensive in commercial quantities in the US, so kosher hot dogs are usually skinless or made with reconstituted collagen casings. [28]

Skinless hot dogs

"Skinless" hot dogs use a casing for cooking, but the casing may be a long tube of thin cellulose that is removed between cooking and packaging, a process invented in Chicago in 1925 [29] by Erwin O. Freund, founder of Visking. [30]

The first skinless hot dog casings were produced by Freund's new company under the name "Nojax", short for "no jackets" and sold to local Chicago sausage makers.

Skinless hot dogs vary in surface texture, but have a softer "bite" than with natural casing. Skinless hot dogs are more uniform in shape and size and cheaper to make than natural casing hot dogs.

Home consumption

A hot dog may be prepared and served in various ways. [31] Typically it is served in a hot dog bun with various condiments and toppings. The sausage itself may be sliced and added, without bread, to other dishes.

Hot dog garnished with ketchup and onions

Sandwich debate

There is an ongoing debate about whether or not a hot dog fits the description of a sandwich. [32] [33] The National Hot Dog and Sausage Council (NHDSC) has declared that a hot dog is not a sandwich. [34] Hot dog eating champion Joey Chestnut and former hot dog eating champion Takeru Kobayashi agree with the NHDSC. [35] [36] Dictionary Merriam-Webster, on the other hand, has stated that a hot dog is indeed a sandwich. [37] United States Supreme Court justice Ruth Bader Ginsburg also weighed in on the matter, stating that a hot dog might be categorized to be a sandwich, but ultimately it comes down to the definition of a sandwich. [38] She went on to acknowledge that a hot dog bun is a single roll that is not sliced all the way through and in that way is similar to a submarine sandwich. [39]

Although hot dogs are cooked during manufacture, it is still recommended that they are heated to an internal temperature of at least 165°F (75°C) prior to consumption. [40]

Most hot dogs are high in fat and salt and have preservatives sodium nitrate and sodium nitrite, which are contributors to nitrate-containing chemicals classified as group 1 carcinogens by the World Health Organization, [41] although this has been disputed. [42] [43] These health concerns have resulted in manufacturers offering alternative product lines made from turkey and chicken, and uncured, low-sodium, and "all-natural" franks. Hot dogs have relatively low carcinogenic heterocyclic amine (HCA) levels compared to other types of ready-to-eat meat products because they are manufactured at low temperatures. [44]

An American Institute for Cancer Research (AICR) report found that consuming one daily 50-gram serving of processed meat — about one hot dog — increases long-term risk of colorectal cancer by 20 percent. [45] Thus, eating a hot dog every day would increase the probability of contracting colorectal cancer from 5.8 percent to 7 percent. The AICR's warning campaign has been criticized as being "attack ads". [43] [46] The Cancer Project group filed a class-action lawsuit demanding warning labels on packages and at sporting events. [47]

Like many foods, hot dogs can cause illness if not heated properly to kill pathogens. An unopened package of hot dogs contains ingredients that have the potential for promoting the growth of Listeria bacteria. Listeria monocytogenes can also cause serious infections in infants and pregnant women, and can be transmitted to an infant in utero or after birth. Adults with suppressed immune systems can also be harmed. [48]

Due to their size, shape, and ubiquitous consumption, hot dogs present a significant choking risk, especially for children. A study in the US found that 17% of food-related asphyxiations among children younger than 10 years of age were caused by hot dogs. [49] The risk of choking on a hot dog is greatly reduced by slicing it. It has been suggested that redesign of the size, shape and texture of hot dogs would reduce the choking risk. [50]

In the US, the term "hot dog" refers to both the sausage by itself and the combination of sausage and bun. Many nicknames applying to either have emerged over the years, including frankfurter, frank, wiener, weenie, coney, and red hot. Annually, Americans consume 20 billion hot dogs. [51]

Hot dog restaurants

Stands and trucks sell hot dogs at street and highway locations. Wandering hot dog vendors sell their product in baseball parks. At convenience stores, hot dogs are kept heated on rotating grills. 7-Eleven sells the most grilled hot dogs in North America — 100 million annually. [52] Hot dogs are also common on restaurants' children's menus. Fast-food restaurant chains typically do not carry hot dogs because of its shorter shelf-life, more complex toppings & cooking, and a mismatched consumer expectations. [53] There are also restaurants where hot dogs are a specialty.

Condiments

Hot dogs are commonly served with one or more condiments. In 2005, the US-based National Hot Dog & Sausage Council (part of the American Meat Institute) found mustard to be the most popular, preferred by 32% of respondents 23% favored ketchup 17% chili 9% pickle relish, and 7% onions. Other toppings include sauerkraut, mayonnaise, lettuce, tomato, cheese, and chili peppers.

Condiment preferences vary across the U.S.. Southerners showed the strongest preference for chili, while Midwesterners showed the greatest affinity for ketchup. [54]

Variations

Many variations are named after regions other than the one in which they are popular. The "New York dog" or "New York style" hot dog, is a natural-casing all-beef frank topped with sauerkraut and spicy brown mustard, onions optional. Sauteed bell peppers, onions, and potatoes find their way into New Jersey's deep-fried Italian hot dog. In the midwest, the Chicago-style hot dog is served on a poppy seed bun and topped with mustard, fresh tomatoes, onions, "sport peppers", bright green relish, dill pickles, and celery salt. Michigan hot dogs are popular in upstate New York (as are white hots), while Coney Island hot dogs are popular in Michigan. Hot wieners, or weenies, are a staple in Rhode Island where they are sold at restaurants with the misleading name "New York System." [55] Texas hot dogs are spicy variants found in upstate New York and Pennsylvania (and as "all the way dogs" in New Jersey), but not Texas. In the Philadelphia metro area, Texas Tommy refers to a hot dog variant in which the dog is topped with melted cheddar or another cheese and wrapped in bacon.

Some baseball parks have signature hot dogs, such as Dodger Dogs at Dodger Stadium in Los Angeles, and Fenway Franks at Fenway Park in Boston, which are boiled then grilled, and served on a New England-style bun.

Skinner's Restaurant, in Lockport, Manitoba, is reputed to be Canada's oldest hot dog outlet in continuous operation, founded in 1929 by Jim Skinner Sr. [56] [57] Hot dogs served at Skinner's are European style foot-long (30.5 cm) hot dogs with natural casings, manufactured by Winnipeg Old Country Sausage in Winnipeg, Manitoba.

The Half Moon Drive In, also in Lockport, Manitoba, and located directly across the river from Skinner's, was established in 1938 by brothers Peter and Louie Kosowicz. [58] The original drive-in consisted of three wooden buildings shaped like semicircles — one was for takeout, one was for dine-in, and the third was a dance hall and later an arcade. [58] The Half Moon also serves European-style wieners manufactured by Winnipeg Old Country Sausage. [58] One of the most popular items on the menu is the Moon Dog, consisting of a hot dog topped with cheese, bacon, fried onions, pickles and mustard the Half Moon serves about 2,000 on an average summer weekend day. [58]

In most of the world, a "hot dog" is recognized as a sausage in a bun, but the type varies considerably. The name is often applied to something that would not be described as a hot dog in North America. For example, in New Zealand a "hot dog" is a battered sausage, often on a stick, which is known as a corn dog in North America an "American hot dog" is the version in a bun.


Takeru Kobayashi Only Ate 65 Hot Dogs In 10 Minutes This Weekend

It appeared that Takeru Kobayashi out-dueled Joey Chestnut by eating a world-record 69 hot dogs in 10 minutes on the roof of a Manhattan bar while Chestnut ate just 62 dogs in the Coney Island Hot Dog Eating Contest in Brooklyn.

But after examining the video, first uncovered by The Brooklyn Paper, it appears the Japanese gastro-legend actually downed a minuscule 65 dogs on Monday.

The owner of the bar where Kobayashi ate stood by the original count, telling The Brooklyn Paper, “We had one judge in the front and one judge in the back. You couldn’t see everything that happened from the video, you had to be there.”

But the video begs to differ. It appears that the eater has a nice rhythm for the first six minutes or so. He breaks two dogs in half, shoves the pieces into his mouth, then munches down a knot of water-soaked hot dog bun.

But the guy behind him in charge of keeping count is completely lost. He spends the better part of the 10 minutes holding up fingers with a quizzical look on his face.

By the time the eater starts mixing it up — eating three at a time, or one at a time — there’s no hope left for an accurate count.